HOME | LAS MUJERES SON DE MI EQUIPO | SOBRE MÍ | CONTACTO

El mejor negocio: inventar soluciones imposibles

Me divierte cuando me quieren vender el shampoo contra la caída del cabello, la crema anticelulitis, antiarrugas, la depilación definitiva. Me alegra todo aquel que triunfa con cosas ingeniosas y los creadores de estos productos son de esos tipos.

Casi casi como el que promociona el tabaco, esta gente vende productos innecesarios, pero que al menos no matan.

Quisiera ser la inventora del próximo producto de consumo masivo: la crema borra ombligos. Es fácil, se le mete en la cabeza a la gente que el ombligo ya dejó de ser cool, años y años imponiendo esa idea al mismo tiempo que mi genial empresa saca la crema que te borrará el ombligo de tu panza en un par de aplicaciones, siempre y cuando la utilices con constancia y varias veces al día. Va a ser un producto caro, nadie dijo que es fácil, pero el que quiere celeste, que le cueste.

Qué maravilla. Todo el mundo persiguiendo soluciones imposibles, recetas inventadas y gastando dinero para lograr lo que nunca sucederá. No vamos a dejar de tener arrugas, no se nos va a dejar de caer el pelo, nacemos con celulitis, qué esperan.

Así como un día alguien embotelló lo que salía por la canilla e hizo millones. Otro día alguien puede inventar cosas tan irrisorias como mi producto. ¿Quién lo quiere?

Bookmark and Share

Sab, enero 14 2017 » Curiosidades, Humor » No Comments

Por qué los médicos actuamos en contra de la naturaleza

Existen nuevas tendencias que promueven un estilo de vida más saludable: usar la bici como medio de transporte, ser vegetariano, hacer deporte, no generar residuos, ser más ecologista. Yo misma estoy a favor de ese modelo. Pero ser liberal y amiga de la naturaleza se confunde con estar a favor de lo primitivo. Y si nos gusta usar el último modelo de celular, no nos gusta ser primitivos. Si nos adaptamos a la tecnología para algunas cosas, tenemos que ser siempre inteligentes y usar los años de ciencia a nuestro favor, ya sea en la informática, en la medicina o en cualquier otro ámbito. La evolución es lo más lindo y destacado de la naturaleza, pero la palabra natural está sobre-valorada y multi-usada.

Un maestro mío, el Dr. Héctor Dávison, me remarcó algo en lo que nunca había pensado: los médicos actuamos siempre en contra de la naturaleza.

Cuando en los primeros años de la carrera estudiábamos la teoría evolutiva de Darwin, donde sobrevive solo el más apto, nos parecía algo coherente, hablábamos de especies. Pero qué pasa si llevamos esta teoría a otra especie más compleja, a nosotros mismos, los humanos.

Si dejamos nuestra vida librada a la naturaleza, al azar, muchos de nosotros moriríamos por el simple hecho de ser débiles. Las personas con enfermedades genéticas o crónicas morirían jóvenes para no tener la chance de reproducirse, aquellos chicos con malformaciones, los portadores de infecciones, los desnutridos, los albinos, los gordos, los miopes, los asmáticos, ninguno de todos ellos pasaría la cadena evolutiva, todos nos quedaríamos en el camino de la evolución si no fuese por los grandes descubrimientos de la ciencia.  

Las vacunas, los antibióticos, las cirugías son magníficos inventos del hombre que van en contra de la naturaleza. Prevenir la enfermedad y curarla si llegase a aparecer es un hecho que sí va en contra de lo natural, pero con el mero fin de ganarle al destino, de cambiar la suerte trágica que muchas veces nos plantea la vida.

Si hablamos de salud, para algunos lo natural sería no intervenir con ningún acto médico lo que la vida misma impone. Un paciente con apendicitis comienza con un cuadro clásico de dolor abdominal, vómitos y fiebre. Se lo deja librado a su evolución espontánea porque somos naturistas. El cuadro empeora, el dolor se vuelve inmanejable, el apéndice inflamado se rompe, se derrama contenido del colon a la cavidad abdominal, se diagnostica peritonitis, se sigue sin intervenir, se sigue siendo natural y el paciente se muere.

Entre un 10 y un 20% de los que estamos leyendo esta nota tuvimos o vamos a tener apendicitis. Esa sucesión de hechos nos parece una aberración, una locura, ninguno de nosotros estaríamos de acuerdo con que eso suceda. Pero aún así, muchos deciden no vacunar a sus hijos, tener un parto domiciliario o se niegan a recibir medicación cuando el médico lo indica. Y todo por seguir las leyes de la naturaleza. Más que naturales estamos siendo primitivos, estamos volviendo al pasado, queremos ser simios otra vez. No aprendimos nada de todos estos años que tiene el ser humano de experiencia acumulada, todo el sufrimiento pasado fue en vano y queremos volver a equivocarnos.

El ejemplo del paciente con apendicitis se puede aplicar a cualquier otra enfermedad por más pequeña que sea. Si los médicos elegimos esta profesión es porque nos interesa el bienestar del paciente. Amamos las evidencias científicas que miles de investigaciones avalan y actuamos en consecuencia. Nunca cuestionaríamos la eficacia de las vacunas, la ayuda de las imágenes (radiografía, ecografía) para llegar a un diagnóstico y mucho menos el uso de medicación en casos indicados. Somos intervencionistas porque estudiamos para ir en contra de la naturaleza. No podemos dejar que la gente se muera como hace miles de años, por el contrario los tratamos, los cuidamos, los operamos y muchas veces llegamos a salvarles la vida a nuestros queridos pacientes. Y no renegamos cuando un paciente que se negaba a recibir medicación, rezando ser natural, acude a nosotros para recibir ayuda. O cuando padres desesperados consultan porque la medicina alternativa ya no hace efecto en su hijo. Siempre vamos a actuar en base al Juramento Hipocrático porque amamos nuestra profesión.

La medicina tiene años de historia, todo el tiempo se actualiza, aprende de sus errores y sigue progresando para ganarle cada día la batalla a la naturaleza.

¡Feliz día del médico queridos colegas!

Bookmark and Share

Sab, diciembre 3 2016 » Mi vida, Salud » No Comments

Soy yo: Vivi Usai

Durante mis años de residencia me crucé con muchos compañeros de trabajo, pero hoy les voy a contar la historia de Vivi, una loca colorada que se destaca en los pasillos del Hospital César Milstein por su generosidad, alegría y ese andar algo chanfleado.

A todos nos ponía apodos divertidos (El Cortadito, por nuestro compañero judío; Cortinys, por nuestra compañera petisita y La alegría del hogar, a mí, por estar siempre seria). Nos ayudaba cuando estábamos a las corridas para resolver alguna macana administrativa. Nos hacía masajes cuando no dábamos más del cansancio y siempre estaba dispuesta a sacarnos una sonrisa.

Fanática del Pincha, Vivi el último año salió del closet y nos contó a todos sus compañeros del hospital que es lesbiana. También empezamos a ver sus fotos en Facebook feliz de la vida con su pareja, Silvia. Salían a pasear, de compras, a comer. Todos en el hospi nos alegramos por la buena noticia.

Pero ella estaba amargada y un día me la crucé en el comedor del hospital y le pregunté qué pasaba. Me contó que su sobrina, al descubrirla infraganti la delató y la expuso frente a toda su familia. Buchona.

Ella vivía con su mamá, su hermana, su sobrina y sus perros y gatos. Amaba a todos y también los mantenía, porque trabajar en el hospital daba sus frutos y no tenía demasiados gastos.

Su sobrina tenía algunas changas pero Vivi era quien le pagaba cuanto capricho se le ocurriera: viajes, ropa, anillos, perfumes.

Su hermana estaba en silla de ruedas porque luego de tirarse de una terraza por un mal de amores le tuvieron que amputar una pierna. Era la amante de un señor y ante la negativa de él de separarse amenazó con suicidarse y lo intentó. Es la hermana melliza, pero siempre tuvo una actitud de dominación hacia Vivi, la dirigía, le decía qué hacer y la maltrataba. Había elegido ser la segunda de los hombres por lo general violentos, egoístas, algo vagos y a todos los llevaba a la casa familiar.

La madre tenía fascinación por la hermana de mayor perfil y a veces se juntaban en contra de la voluntad de Vivi: estar tranquila con sus perros, sus gatitos para cuidarlos y de vez en cuando salir a pasear.

Cuando Vivi conoció el verdadero amor, Silvia, empezó a ausentarse de su casa, se escapaba para vivir su verdadera historia y cuando la descubrieron la echaron de la casa a los 52 años, siendo ella la fuente principal de ingresos y la que siempre estaba disponible para los otros.

Se sintió devastada, su sobrina, la luz de sus ojos, su Bebé, la había delatado, la había traicionado. Su madre no la reconocía y su hermana metía púas. Silvia la recibió en su casa y la cobijó mientras pasaba el mal trago. Pero lejos de ser esto una limitación a sus sentimientos más profundos, fue una liberación, nos presentó a su novia y, a pesar de extrañar mucho a sus mascotas, comprendió lo valioso de ser auténtica, que no vale la pena vivir atrás o atada a gente que no te valora o quiere (a pesar de que sea la propia familia).

¡Que viva el amor! Gracias Vivi y Silvia por permitirme contar esta historia.

Si quieren contactarse con Vivi, este es su perfil de Facebook.

Bookmark and Share

Dom, octubre 30 2016 » Las mujeres son de mi equipo, Varios » No Comments

Carta para antes de morir

View post on imgur.com

Querida Abuela y Tía,

Saben que la semana pasada se fue el abuelo, Don Ernesto Briggiler, el Nene, el Chueco. Y ustedes ya tienen más de 80 años, las estadísticas dicen que ya tendrían que estar muertas, pero festejo cada día que así no sea. Les escribo esta carta para antes de morir porque quiero decirles todas las cosas que siento antes de que se vayan.

Si bien todos podemos morirnos mañana, hay más probabilidades de que sean ustedes las próximas y se me llenan los ojos de lágrimas al pensarlo, pero así es la vida. Yo quiero que sepan hoy, y para siempre, todo el amor que les tengo, todo lo que me enseñaron y cuán feliz fui de compartir mi vida con ustedes.

Ojalá el día de su partida no llegue nunca. Ojalá ese día podamos estar juntas, de la mano, acompañándonos en la despedida, pero si por la distancia no llego a estar presente quiero que recuerden estas palabras, el amor infinito que les tengo y que se vayan tranquilas de que ya trascendieron la vida, que para mí ya son eternas.

Abuela, mamá de mamá, tu bondad no puede ser más grande, gracias a tu pasión por la vida y tu vocación elegí ser médica y luego obstetra como vos, que atendías los partos de todo el pueblo mientras esperaban que el médico llegase o en los trenes, cuando hacían sus paradas en mi querido San Guillermo. También tenés alma de escritora y mano de cocinera, costumbre que mamaste desde la cuna cuando te salpicaban con harina mientras dormías al lado del mesón del panadero, Don Raspo, tu amado padre. Eras tan chiquita y blanquita que te apodaron Negra y aún hoy así te llamamos.

Tía, tía abuela, tía de mi mamá, hermana de mi abuela Negra. También tres nombres: Edith Elsa Mari. No tuviste hijos así que te adoptamos como abuela, porque así nos cuidaste y quisiste. Siempre al pie del cañón, acariciándome la panza en círculos cuando no podía dormir del dolor. Despertándome para ir a la escuela con una voz tan suave que ni se oía. Me ponías las medias, me cuidabas del frío, me acompañabas al colectivo.

Siempre me pregunto qué piensan los viejos, qué opinan de la muerte, si piensan que se van a morir en cualquier momento o si no es un tema relevante en sus vidas. Esas respuestas aún no las tengo, porque no me animo a preguntar, me da miedo lo que puedan decir. Pero como sé que es algo real, la muerte, algo que va a llegar, no quiero esperar ese día para dedicarles mi amor, mi gratitud y mi infinita fidelidad hacia ustedes.

Los abuelos son parte fundamental de la vida de cualquier persona, y así lo son ustedes. Quédense tranquilas viejis que hicieron un buen trabajo, cumplieron con el objetivo de esta vida: trascender la muerte, ser eternas. No es algo sencillo de lograr, por eso las tomo como ejemplo.

Y no le tengan miedo a lo que puede pasar, porque a partir del día que se vayan muchas almas estaremos recordandolas.

Bookmark and Share

Dom, septiembre 11 2016 » Mi vida » No Comments

La solución al femicidio, otra responsabilidad de las mujeres: dejar de criar asesinos

Cada asesino de mujeres, cada golpeador y cada machista tuvo una madre o alguna mujer en su vida que amara y respetara mucho. Y aunque lo que voy a decir nos suma una responsabilidad más, creo que somos las mujeres las culpables de criar tantos violentos, inútiles y hasta asesinos.

No podemos esperar que ellos cambien y nos respeten, no podemos pedirles que dejen de ser machistas. Que el cambio empiece por nosotras.

¿Qué concepto diferente le metemos a nuestros hijos varones en la cabeza que luego actúan como actúan? ¿Por qué las mujeres somos diferentes? ¿En qué momento diferenciamos la crianza de unos y otros para convertirlos a ellos en futuras amenazas para nuestras hijas? ¿Cuándo los pervertimos tanto que terminan siendo víctimas de nuestros propios prejuicios?

Me acuerdo el caso que salió en las noticias del chico que mató a su hermana mayor porque lo retaba y le exigía que estudie. Sucedía que ella ahora tenía que cumplir el rol de madre, ya que la habían perdido unos meses atrás por culpa del cáncer. Él la mató y la escondió debajo de la cama para que no la encontrara la policía. Para así resolver el problema.

Una profesora de inglés entre el Past Perfect y el Simple Past nos contaba que su hijo tenía dos novias. Una que iba a su casa de lunes a viernes y la otra los fines de semana.

Fue papá de mellizos y cuando aún no tenían cuatro años él ya sabía que la crianza no podría ser igual. Eso respondió cuando le preguntamos si iba a dejar dormir en su casa a las parejas de los mellis. De él sí, de ella obvio que no.

En una sala de ecografía la madre le dice al feto que está en su panza que es muy putita por estar abierta de piernas mostrando el sexo, pero festejaba porque al fin su bebé mostraba su vagina y así ella se podía ir tranquila a llenarle el cuarto de cosas rosas, muñecas para jugar a la mamá y ollas para hacer la comidita.

Escribo esta nota bajo el lema de NI UNA MENOS. En honor a las muertas y a mis compañeras de género. Y esa sensación de que nos matan aún no se va. Hace unos años viajé sola por Latinoamérica y se me pone la piel de gallina al pensar que podría no haber vuelto nunca a casa. Porque sí fui víctima de un horrendo robo, la situación más trágica de mi vida. Tuve suerte en que el chico que me había mentido para robarme no me violara, ni me pegara, ni me matara.

Y sigo insistiendo en que no se pueden cambiar años de machismo con un par de marchas o afiches de #niunamenos. Por que a esas marchas los hombres no van, porque aún nadie entiende que feminismo y machismo no son opuestos. Porque el cambio lo tenemos que realizar en nuestras casas desde que nuestros hijos están en la panza. Porque a veces las mujeres nos bastardeamos más de lo que lo hacen los propios hombres. Porque las mujeres somos machistas y somos las que perpetuamos esa cultura.

La mujer tiene un gran poder en la sociedad y siempre lo tuvo: dar a luz y criar a futuras personas. ¿Qué poder es más grande y maravilloso que ese?

Traer al mundo al primogénito del rey que luego heredará su trono. Ser la que alimenta con su propia leche al futuro director de la gran empresa familiar. Ser la que le ayuda a hacer las cuentas matemáticas al futuro ingeniero. Y también ser la que todos los días le hace la cama al futuro golpeador de otras mujeres, al futuro vago que en la casa no levanta ni un vaso, a su futuro asesino.

Matan a la madre de sus hijos y no les importa dejarlos sin mamá (ni papá). Violan entre 30 a una mujer. ¿Ninguno de esos 30 dijo LOCO BASTA, PUEDE SER MI HIJA, MI HERMANA, MI MUJER o MI MADRE? Yo pienso que alguien enfermó a esa raza diferente, los varones, alguien los hizo mal, le hicieron creer un cuento que ya caducó.

Cuando hombres y mujeres nacemos somos iguales, seres vírgenes de conceptos y de género. Por lo tanto sí tengo que echarle la culpa a la sociedad por esos resultados siniestros y las únicas que podemos cambiarlo somos nosotras, las madres. Porque los padres ni siquiera crían a sus hijos. Ellos mucho trabajan y plata traen a casa, pero a la comida la hace mamá, a la ropa me la prepara mamá, me peina mamá, me ayuda con la tarea mamá, quien me escucha y me entiende es mamá y si mis papás se separan me quedo con mamá. Y podrán decir que eso es así porque seguro mi mamá es ama de casa. Pero no, ella trabaja como papá.

Si somos nosotras las que pasamos tanto tiempo con nuestros hijos, si tenemos tanta influencia sobre ellos, dejemos de hacerlos machistas, dejemos de criar asesinos. Por qué al mismo tiempo que le permitimos a nuestro hijo traer dos novias a casa, lloramos y sufrimos porque nuestro marido nos mete los cuernos. Ese niño que estás criando será un futuro papá y esposo.

En esta nota hablo de generalidades, de mayorías. No se sientan afectados aquellos buenos hombres.




Bookmark and Share

Sab, junio 4 2016 » Las mujeres son de mi equipo » No Comments

Algunas cosas que descubrí en el último tiempo

  1. Si pensamos en el objeto más sucio de la casa podemos llegar al acuerdo de que se trata del inodoro. Bueno, los hombres cada vez que hacen caca se sientan y meten su pito hacia adentro del inodoro tocando, claro, las paredes del mismo. Luego ese mismo pene se mete en tu vagina. Después me preguntan las chicas de dónde viene ese flujo maldito.
  2. La violencia obstétrica existe.
  3. Técnicas para ahorrar tiempo al escribir: no subrayar, usar letra cursiva chica y las palabras bien seguiditas, no hacer círculos alrededor de los números por ejemplo para enumerar, no apretar mucho la lapicera, abreviar todo lo posible pero que el otro comprenda, escribir en columna para no mover el antebrazo solo la muñeca.
  4. Los hombres son celosos de sus hijas y hermanas por el simple y razonable motivo de que ellos sí conocen cómo son los hombres, cuán desastre pueden ser esos otros machos que se acerquen a sus seres queridas. ¡Qué lindo!
  5. Todos los hombres luego de tocarse las bolas intentan luego, de manera disimulada, olerse la mano.
  6. Usar tacos levanta la autoestima, sobre todo si hacen ruido. Porque una se siente más linda y además dejamos un sonido al andar. Recomiendo usar tacos a las chicas deprimidas.
  7. Es mejor tirarse pedos que vivir con dolor de panza y ser una lady.
  8. Las mujeres nos acalambramos al practicar sexo oral y nos cuesta mucho que ellos logren acabar solo con nuestras maniobras. Para los hombres es igual pero al revés, escuchen muchachos: casi nunca acabamos solo con sus besos y si quieren lograrlo a esforzarse y acalambrarse la mandíbula. Y si gemimos es porque nos duele, no porque nos guste.
  9. Todavía no creen que ser feminista no es lo contrario a ser machista.
  10. La gente se genera auto-arrugas al mismo tiempo que se compra la crema más cara antiage. Por ejemplo la gente que se tira la nariz hacia atrás cada vez que le pica y luego le queda una raya que le corta la nariz en una mitad superior y otra inferior.
  11. Los médicos escribimos de manera ilegible porque nos pasamos el día escribiendo y al igual que un diariero ya no dice diario a la enésima vez que grita esa palabra, nosotros no escribimos prolijo porque repetimos una y otra vez las mismas palabras y porque además tenemos que ahorrar tiempo.
  12. Las chicas incluyen a sus novios o maridos en sus fotos de perfil de Facebook o WhatsApp, mientras que ellos obvio que no.
  13. Los médicos llegamos tarde al consultorio porque por un lado tenemos que tener varios trabajos para poder vivir y por otro porque programamos una consulta estándar de 15 minutos por paciente, pero si una paciente se vuelve más compleja seguimos atendiéndola, demorando así las consultas que vienen detrás.
  14. Si miramos televisión no podemos pensar en otras cosas. Por eso mis papás no querían que mire la tele, ahora recién lo entiendo. Hoy tele le podemos decir al celu o a la compu, es igual.
  15. Los viejos que están abandonados en el hospital o en un geriátrico por lo general tienen hijos que se borraron. Los mismos hijos que parieron, criaron y mantuvieron durante años.
  16. Estoy en contra del parto domiciliario.
  17. Los hombres que se encaman con travestis son heterosexuales, tu papá, mi hermano, el profe. Gente común.
  18. Muchas mujeres son machistas.
  19. Nadie sabe lo que piensa un viejo porque nadie los escucha. Sería más fácil indagarlo así sabremos nosotros de antemano qué nos pasará por la mente cuando tengamos 80 mil años.
  20. Menstruamos mucho menos de lo que creíamos. Por eso no nos cuesta sangrar una vez al mes.
Bookmark and Share

Dom, noviembre 29 2015 » Curiosidades » No Comments

Carta que le mandé a los amigos de Gabo para que me ayuden

Estoy revisando el viaje que realicé en el 2010 y encontré varias cosas, algunas de las cuales me gustaría compartir con ustedes.

Esta es una de las tantas cartas (mails) que mandé a los amigos y conocidos de Gabo para que me ayuden a contactarme con él. Esta vez le escribía a su agente literaria, la señora Doña Carmen Balcells, el día 6 de Julio de 2010.

Querida Carmen,

Me tomo el atrevimiento de escribirle a usted porque he escuchado de su bondad. Soy Ingrid Briggiler, tengo 23 años y vivo en Santa Fe, Argentina. Me falta una materia para recibirme de médica en la UNL/UNR y amo escribir y leer.

Desde que empecé a meterme en el mundo mágico de los libros Gabriel García Márquez fue mi ídolo, mi padre, mi amante y mi escritor predilecto. Poco a poco yo misma empecé a escribir historias (haga click aquí para leer un cuento mío), mientras devoraba cada ejemplar de su obra. Y hoy en día puedo decirle que mi mayor deseo en esta vida es ser escritora.

Pero no es por eso que le escribo hoy. Hay algo más: me propuse conocer a García Márquez personalmente. Y le escribo a usted, quién mejor, para pedirle de todo corazón que me ayude en este asunto.

Yo soy una chica común, buena y estudiosa que quiere charlar con la persona que más la inspiró en la vida literaria, El Gabo.

En enero yo viajaría a Colombia, para conocer su país natal, ese que tanto grafica en sus novelas y luego me iría a México para encontrarme con él. Hace meses que vengo ahorrando para realizar este viaje y voy a ir sí o sí. Creo que puedo lograr mi objetivo, me tengo mucha fe y también pienso que son realizables los sueños de cada uno.

No pretendo acosarlo, ni nada parecido. Sólo me gustaría tener una pequeña charla con él como si fuese mi abuelo. Entiendo que tanto él como usted son personas difíciles de contactar, pero yo soy una mujer segura de sí misma y sé que lo conseguiré.

Usted conoce a Gabriel mejor que nadie. Lo que yo le pido de todo corazón es que le haga saber de mí, que le cuente mi historia y que interceda por mí, para que me reciba y me conceda unos minutos de su tiempo.

Y quién sabe algún día no termine siendo usted y su empresa mi agente literario.

Por último le cuento que trabajé como blogger en el diario nacional Perfil.com y en la empresa internacional Hipertextual, aunque este viaje no tiene nada que ver con cuestiones periodísticas.

También soy artesana, y todos los domingos voy a una feria a vender lo que hago en macramé. Estudié inglés, y ahora estudio francés e italiano. Ya viajé a Europa dos veces y una vez visité Cuba. Con esto le quiero contar que soy una persona interesada en la cultura, el aprendizaje, la literatura y las lenguas.

Ojala me ayude en esta nueva empresa que empiezo yo sola con mucho amor, cariño y dedicación.

Espero noticias de usted y de mi querido Don Gabriel García Márquez.

Muchísimas gracias por haberse tomado el tiempo de leer.

Un saludo muy afectuoso, tengo fe de que me ayudará,

Ingrid.

Bookmark and Share

Dom, agosto 31 2014 » Literatura, Mi vida » No Comments

Fin del 2012: ¡Hola 2013!

Hace justo un año escribí por última vez en este blog. Lo dejé olvidado porque este año que se va fue muy movidito para mí. Al final de cuentas, y con el optimismo que me caracteriza, me doy cuenta que cada año que pasa en mi vida es un buen año.

Empezó el 2012 y mi hermana menor, Sofía, se iba de intercambio estudiantil a Francia. Lloré en su despedida, prometimos hablarnos en francés para que yo practicara y le regalé un BlackBerry para asegurarme que iba a estar en contacto con ella todos los días.

Más tarde me puse a estudiar para rendir el examen de la residencia. Fueron unos meses muy difíciles donde uno se plantea toda su carrera y pone en juego su futuro. En abril comencé a rendir los exámenes en diferentes hospitales. Rendí en 20, en Santa Fe y en Buenos Aires. Y así como escribí “Concursar para un puesto y ganarlo” estuve a punto de escribir “Cómo aplicar para una residencia y fracasar”. (more…)

Bookmark and Share

Lun, diciembre 31 2012 » Mi vida, Salud » No Comments

Chau 2011, que se venga el fin del mundo

Cuando me senté en frente de la computadora pensé en escribir mis metas para el año que viene, pero mejor escribo un resumen de lo que fue mi 2011. Aunque yo siempre, en mi cabeza, planeo cuáles serán los objetivos que quiero cumplir para el año próximo. Y los pienso. Los pienso tanto que a veces me canso, pero yo continúo con mi empresa fiel a mi forma de ser: algo caprichosa, pero muy optimista.

Al 2011 lo recibí en Colombia, en la ciudad de Cartagena de Indias trabajando. Fue un año nuevo diferente a todos, intenté no mentalizarme de qué fecha era, sino tomarlo como un día más, pero a las 12 de la noche sí me emocioné. Tenía ganas de llorar porque quería abrazar a mi familia y porque veía que todos los otros que estaban trabajando conmigo estaban igual o peor que yo. A los 15 segundos se me pasó porque tuve que ir corriendo a llevarle champagne al dueño que estaba comiendo con toda su familia ahí. El restaurante se llama Donde Olano, queda en el centro histórico de la ciudad y dicen que es el más rico. Me encantó haber trabajado ahí, me encantaría volver y seguro algún día lo haré. (more…)

Bookmark and Share

Sab, diciembre 31 2011 » Mi vida » No Comments

Discurso que di en el Liceo Municipal

Hace unas semanas terminé las clases en el Liceo Municipal de Santo Tomé, pero no fue un año más que había aprobado, sino que en el 2011 finalicé mis estudios de 5 años de francés y 3 años de italiano. Los directivos de la institución, que fueron mis profes y amigas, me eligieron a mí para que diga unas palabras en el acto de colación, para despedirnos.

Con mucho orgullo me puse a pensar qué decir. Y aquí comparto con ustedes el resultado:

Terminar el liceo a todos nos llena de alegría por un montón de motivos, pero sobre todo porque cumplimos con la meta que nos propusimos hace varios años atrás, que era completar nuestros estudios de lenguas y música.

Muchos de nosotros llevamos al Liceo en la sangre. Yo por ejemplo, fui a clases de inglés desde los 10 años, pasé por bellas artes, música, y me recibí en inglés, italiano y francés. Es que cuando uno le agarra el gustito, después ya no quiere irse. Pero llegó el día de nuestro egreso y me doy cuenta de que el año que viene los voy a extrañar. (more…)

Bookmark and Share

Dom, diciembre 4 2011 » Mi vida » No Comments